miércoles, 12 de marzo de 2008

Vuelve el mito

















Licaón, rey de Arcadia, padre de uno de los mayores mitos de la humanidad. Su maldad provocó la ira del mismísimo Zeus y él, maldito por siempre, vagó de tierra en tierra convertido en una criatura legendaria: el hombre lobo.

Nunca se ha demostrado su existencia, pero siempre se cuentan sus historias. Y eso es lo que les hace aterradores, la incertidumbre popular acerca de su posible existencia. Le leyenda del hombre lobo nació con el mito de Licaón y ha perdurado en la mitologia de generación en generación. Ha sido una de las criaturas que más han aterrado al ser humano, aunque sus últimas apariciones distan de ser aterradoras. Van Helsing, Blood & Chocolate o Underworld han destruido el poder aterrador de una criatura que ha acechado siempre en el imaginario popular. Ahora, en una época en la que solo asusta lo real, los mitos legendarios parecen no tener cabida.

Sin embargo, quizá pronto vuelvan a estar de moda, a la antigua usanza, gracias a la nueva versión fílmica protagonizada por Benicio del Toro. De hecho, acaba de salir publicada una de las primeras imágenes del actor en pleno rodaje de El Hombre Lobo, película que se encuentra en fase de rodaje y que no llegará a los cines hasta 2009.

La película, que contará con la participación de los actores Hugo Weaving y Anthony Hopkins, ha sido escrita por Andrew Kevin Walker y está siendo dirigida por Joe Johnston. Así que se espera, como mínimo, que mantenga el estilo más clásico y siniestro sin desechar por ello sus dosis de entretenimiento. Se trata, en realidad, de un remake del filme del mismo título estrenado en 1941. Aquella versión, una de las primeras en popularizar a los hombres lobo, contó con Lon Chaney Jr, actor de culto en el género de terror con sus participaciones en House of Dracula o The Mummy's Curse.

Sin embargo, poco de lo que hoy se entiende por un licántropo tiene que ver con el mito de Licaón, pues la mayoría de los elementos que les caracterizan en la tradición popular son producto de esta película, creación del guionista Curt Siodmak. De su inventiva surgió la idea de que sólo se puede matar a un hombre lobo con balas de plata, del contagio por mordedura o la transformación a la luz de la luna. La mayoría de fuentes en internet aseguran que el cronista Gervase de Tilbury habló de la transformación a la luz de la luna llena de los licántropos ya en la Edad Media, pero esta idea no fue popularizada hasta el estreno de la película de 1941. De lo que no cabe ninguna duda, es de la atracción popular que siempre tendrá este mito, metáfora del carnal y salvaje interior de todo ser humano.


3 comentarios:

Jean Cité dijo...

El licántropo es un personaje interesantísimo que ha sido llevado al cine en numerosas ocasiones (recordemos al amigo Jack Nicholson en la floja versión de Mike Nichols -"Wolf", 1994-) o que incluso ha sido explotado en el mundo del videoclip ("Michael Jackson's Thriller", 1983). No obstante, siempre me ha parecido que, como personaje, carece de la elegancia aristocrática que Bran Stoker le otorgó al vampiro. Si bien el origen de ambos mitos puede estar relacionado, me surge la duda de si el vampiro fue, en sus remotos orígenes, un monstruo semejante al Hombre Lobo... por tanto, ¿si el personaje de "Drácula" en vez de vampiro hubiera sido lobo, la imagen del Hombre Lobo hubiera adquirido ese toque aristocrático?

Paul dijo...

¡Hola Jean! Encantado de que te pases por aqui. Yo también coincido en que la elegancia del vampiro la provocó Stoker en cierta manera. De todas formas, el mito del hombre lobo requiere de mayor fuerza animal que el del vampiro. ¿No crees? Menos elegante, más visceral.

Bienvenido a la Planta 13...

vurdalak dijo...

Amigos míos, interesante debate. Hace tiempo, paseando con Vero por un cemeterio de un pueblo de la sierra (sí, una especie de aventura para hacer unas entrevistas) discutimos acerca de qué era mejor: convertirse en Hombre Lobo, en Vampiro o en Zombie (las tres afecciones se contagian por la sangre, mediante un mordisco, por ejemplo). Parece claro que la mayoría elegiría en primero lugar el Vampiro, gracias en parte a la versión romántica de la figura de los chupasangres; luego al Hombre Lobo, que sólo tiene que cumplir con la maldición en determinadas circunstancias (luna llena y tal), y, por último, quedan los Zombies (nadie en su sano juicio quiere ser un Muerto Viviente...). En otra ocasión discutiré gozoso con vosotros los pros y los contras de cada uno de estos terroríficos seres (cada uno tiene algunos valores que les hace superiores al resto). Ahora os dejo, sin más dilación, la dirección donde poder ver las nuevas imágenes de Benicio del Toro como Hombre Lobo. Son realmente brutales, como deberían ser.

http://www.lashorasperdidas.com/index.php/2008/03/19/primeras-imagenes-de-benicio-del-toro-como-el-hombre-lobo/