lunes, 14 de abril de 2008

La inquietante desaparición de las abejas

--- ACTUALIZADO 25-04-08 ---
Acaba de salir un nuevo trailer de la película, que, por cierto, cambia de título oficial cada dos por tres: en este avance la llaman "El Incidente" mientras que en el poster oficial que podeis ver al final del post se llama "El suceso".



----- 14-04-08 -----

Primero, jugó con el más allá. Después le dio la vuelta al concepto del superhéroe. Ha invadido la tierra con señales extraterrestres, encerrado a un pueblo aterrado y descubierto sirenas en piscinas. Siempre ha levantado expectación, no siempre ha triunfado, pero todos saben que tiene talento para el misterio y la magia. Por todo ello, y a pesar de su impronunciable nombre, se ha erigido como un valor en alza dentro del mundo del cine.


M. Nigth Shyamalan vuelve en Junio con El suceso (The happening), que podría incluirse dentro de la nueva hornada de cine apocalíptico. Pero el director hindú no gusta de caminos fáciles y espectaculares. No parece interesado en destruir Manhattahan y dejarse millonarios presupuestos en la posproducción digital. Shyamalan es un director intimista, de actores, al que le gusta que los gestos de los personajes expresen el miedo, que disfruta insinuando con la cámara y que sabe jugar con la ambientación sonora de una película.

Acaba de lanzarse el nuevo sitio web en español de El suceso, aunque, por ahora, sólo puede verse el trailer en castellano. El filme, nos presenta a Elliot y Alma Moore (Mark Wahlberg y Zooey Deschanel), padres de familia que se enfrentarán a unos extraños incidentes que amenazan con destruir a la humanidad. Al parecer, la desaparición de millones de abejas en Estados Unidos podría tener relación con el "incidente" que narra la película. Curiosamenente, el cine de terror vuelve a recurrir a elementos de la realidad para configurar una historia inquietante, ya que a principios del año pasado, Estados Unidos vivió la inexplicable desaparición de millones de abejas que mantuvo inquieto incluso al Gobierno estadounidense. No ha trascendido aun hasta qué punto estos sucesos tienen algo que ver en el filme, pero ya en el trailer de la película la referencia resulta evidente.



El desastre al que hacen frente los protagonistas del filme no es la desaparición de millones de abejas, si no una imparable oleada de asesinatos y suicidios en masa que parecen estar provocados por una toxina que liberan las plantas.

Una vez más, Shyamalan juega con la muerte, esta vez con un largometraje que le ha costado llevar a cabo, ya que llevaba años tras este proyecto y ningún estudio quería ponerlo en marcha. Fue un problema que se intensificó cuando La joven del agua, su último trabajo, fracasó en taquilla y fue vapuleado por gran parte de la critica. Sin embargo, consiguió que El suceso saliera adelante gracias a los 57 millones invertidos por la Fox para llevarlo a cabo. Quizá por que, a pesar del ligero batacazo de su anterior trabajo, en cuestiones técnicas Shyamalan no falla, y eso el público lo reconoce. El director hindú se ha caracterizado por un clásico y elegante uso de la cámara, siempre comunicativa, y por la narración de historias bien estructuradas y sin fisuras.

El mayor enemigo del director, paradójicamente, es él mismo. Hacer de una de sus primeras películas un bombazo como El sexto Sentido (seis nominaciones a los Oscar, 672 millones de recaudación) le convirtió en un director obligado a ser rentable. Puso el listón tan alto que para muchos aun sigue sin superar. Y es que a pesar de que la crítica aplaudió aun con más ganas su siguiente película, El protegido, el público sigue recordándole como "el director de El Sexto sentido". Pero, si por algo se ha caracterizado su trabajo es por la inclusión de un cliffhanger o "giro final" que da un nuevo sentido a la narración.

Al público le gustan sus escenas inquietantes, sus personajes torturados, sus finales sorpresa o su capacidad para asustar. Gusta porque el director hindú bebe directamente de los grandes como Hitchcock a la hora de crear suspense, y se sabe al dedillo aquello de que "lo que más aterra es lo que no podemos ver". Por eso juega a la insinuación. Por eso obliga al espectador a mirar bajo las camas, a insinuar lo que hay tras la puerta, pero nunca lo muestra directamente hasta el final. Su estilo obliga a pensar, a imaginar, a que la mente del espectador trabaje con las sombras, con los sonidos, con los detalles que salpican cuidadosamente su puesta en escena.

Quizá con La Joven del agua, su obra más personal según comentó en alguna entrevista, perdiera de vista el éxito de critica y público que le había acompañado, pero El suceso ya da visos de que reencontrará al director de Señales con el público. ¿Lo hará también con la critica? Los sucesos del próximo mes de Junio darán la respuesta...

5 comentarios:

OC dijo...

Soy Marisa, me morí en un capítulo y ahora nunca vas a saber lo que les pasa al resto de mis multimillonarios y guapos amigos porque nunca conseguirás bajártelo o no lo pondrán en la tele.

Paul dijo...

jajajaja. Eso sí que da miedo

M.F. dijo...

Un cliffhanger no es lo mismo que un giro final, a ver si sabemos de lo que hablamos.

Paul dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Paul dijo...

m.f.
Se agradece la crítica y se espera el debate para sacarme de dudas. Mi intención no era decir que un "giro final" se define técnicamente como "cliffhager". Más bien quería hacer una analogía entre dos cosas que a mi entender son idénticas en su raíz pero se emplean de forma algo diferente.
Entiendo por cliffhanger un elemento que provoca la sorpresa en el espectador de una obra, principalmente una serie de tv. Suele ser un giro final de capítulo o temporada en las series de como "Perdidos", "Prision break", "Heroes" o "Dexter". Es cierto que se creó como la simple estrategia de no culminar un climax narrativo para dejar a la gente esperando más y enganchada para la siguiente entrega. Sin embargo, cada vez más, gracias a estas series, el "cliffhanger" da un giro a la trama argumental, muestra algo sorprendente revelando a uno de los "buenos" como el villano, o dando un sentido completamente diferente a lo que se había contado. Igual que el "giro final". Me equivoco? Si es así, te agradecería me lo explicaras, pues es como lo he entendido en todos los lugares en que he leido sobre un "cliffhaner" (especialmente a raíz del final de la tercera temporada de "Perdidos", que cambiaba en los ultimos 5 minutos la concepción de todo el capítulo y las reglas narrativas de toda la serie).

Aun así, pido perdón si llevaba a error o confusión el término, pero no considero desacertado su uso dado que, a día de hoy, se entiende el "cliffhanger" como un "giro final" en las temporadas de las series que cambian la perspectiva de lo narrado y le dan un nuevo sentido a los personajes.

PDT: el anterior comentario, que aparece como "eliminado por el autor", fue un error mio con un comentario escrito por mí, que era un esbozo de esta larguísima respuesta.