sábado, 27 de noviembre de 2010

Ataque alienígena sólo para fans


El trailer se las prometía muy espectacular. Un bombazo. Sin embargo, la película es bastante fallida. Una espectacular realización de efectos especiales, una trama sencilla y un resultado muy notable para el presupuesto del filme no pueden enmascarar un guión insostenible. Pero, ¿qué falla en la película? ¿Merece la pena verla en cines a pesar de todo?

El guión es demasiado simple, demasiado pobre para que los personajes nos importen mínimamente. Y eso, a lo que por desgracia los espectadores se están acostumbrando, a mi me saca totalmente de la película. Tampoco pretendo que sean personajes profundos, de un calado emocional digno de Iñárritu, pero su simpleza es demasiado para mí. 

En los talleres de cine te suelen decir que tu película tiene que nacer al menos de una imagen potente que va a quedarse en la retina de los espectadores. Skyline la tiene. La imagen  de las máquinas succionando a miles de personas en el aire es impactante y desde luego un punto de partida perfecto para una película. El problema es que no tiene más. Los tres o cuatro momentos más impactantes del largometraje se ven en el trailer y no hay mucho más en ese aspecto. En el apartado visual, los hermanos Strause dan lo mejor de su carrera en esta película. La inigualable experiencia en el campo de los efectos que les ampara queda demostrada en Skyline, con un impresionante resultado en cuanto a efectos digitales se refiere, evitando en casi todo momento el uso de pantallas verdes y cromas. El diseño de las criaturas resulta eficiente pero en absoluto innovador. Quizá lo más destacable es que las películas de este tipo suelen buscar la noche para evitar descubrir los trucajes visuales, siempre en mayor evidencia a la luz del día que si los enmascaras con la oscuridad de la noche. Por eso precisamente los directores quisieron que casi la totalidad de la película se desarrollara bajo la luz del día.

En definitiva es una película floja que gustará a los muy amantes de las invasiones y que muchos disfrutarán con sus palomitas y su refresco, aunque desde luego no sea lo más recomendable de la cartelera. No se hace larga, eso está claro, pero tampoco es la quinta esencia del cine de palomitas. Exclusivamente para amantes de los efectos visuales y las invasiones extraterrestres. 


2 comentarios:

Carlos Gallego dijo...

Y que lo digas Diego, salí bastante mosqueado, puff.

Diego Sánchez dijo...

El guión es para echarse a temblar