martes, 14 de diciembre de 2010

La víctima número 13


















(SPOILERS del final de la Quinta Temporada)

Escribir sobre el final de temporada de una serie como Dexter no es tarea fácil. La serie ha finalizado este domingo su quinta temporada tras doce episodios de un crescendo brillante. Una temporada que se planteaba muy complicada tras el desgarrador final de la anterior pero que con la aparición de la víctima número trece y vistos los records de audiencia del capítulo final, había levantado grandes expectativas. 

Muchos aficionados han criticado que las reacciones de los personajes en este último episodio no son racionales ni coherentes. Sin embargo, durante toda la temporada los guionistas nos van dando pistas, claves para entender el por qué de las decisiones que al final toman los personajes. Ya sea el momento de debilidad profesional que el personaje de Debra sufre al descubrir a los asesinos in fraganti, o la decisión de Dexter por salvar a Quinn, la frase de éste último al enterarse... Si comparamos estas reacciones con lo visto en temporadas anteriores veremos que chocan frontalmente con lo que eran sus personajes entonces. Pero estaríamos obviando doce capítulos de una temporada en la que paso a paso los guionistas han ido construyendo el arco de los personajes, un arco de evolución en el que sin prisa, pero sin pausa, los personajes han evolucionado hasta el punto de romper en este capítulo final con lo que habían sido hasta entonces.

Intrigaba que una actriz de cierto renombre como Julia Stiles entrara como estrella invitada para estos nuevos capítulos. Lumen había sido anunciada como nuevo personaje pero salvo los más ávidos de spoilers nadie sabía qué tipo de personaje sería. ¿Víctima? ¿Villana? ¿Amante? Lumen, un personaje al que la audiencia recibió con recelo pero cuya trama ha sido una de las grandes protagonistas de la temporada. Al convertirse en la víctima número trece, Lumen entró a formar parte de la iconografía de esta Planta 13 de forma inmediata. Ya desde el momento en que la vimos herida y semidesnuda, observando el  ritual de Dexter, quedó claro que no iba a ser un personaje más. De hecho, Lumen ha sido la única mujer, la única persona a parte de su padre que ha visto quién es realmente Dexter, qué esconde bajo esa capa de frialdad y nos ha demostrado que puede amarse a un asesino. Y precisamente en torno al final de su personaje se está debatiendo mucho entre los espectadores. ¿Se ha portado bien con Dexter? ¿Es lógico que pase del todo a la nada en una noche? Muchos creen que no. Pero en Planta 13 creemos que sí, que es perfectamente comprensible lo que hace. Lumen es una mujer normal, despojada de su vida, de su dignidad y de una estabilidad que sólo tiene un camino de vuelta: venganza. El personaje de Lumen sigue una evolución lógica de principio, nudo y desenlace. Por eso, una vez ha conseguido su venganza, su "oscuro pasajero", ese algo interior que la mantenía en la oscuridad junto a Dexter, desaparece. La pregunta queda ahora en el aire. ¿Es el "adiós" de Lumen definitivo? Teniendo en cuenta que ha sido la única que realmente ha amado al personaje por ser quien realmente es, no nos extrañaría que volviera a aparecer.

Mención especial merece la impresionante secuencia de la cortina, que a buen seguro ha tenido a los más de dos millones y medio de espectadores que lo vieron en directo con el corazón en vilo.  Por cierto que esa cifra supone un record para la serie que alcanza con este final de temporada su mayor pico de audiencia. Cuando termine la semana, gracias a las reposiciones del capitulo más de cinco millones de espectadores habrán visto en sus televisores la secuencia en la que Debra descubre a los asesinos que están matando a los violadores y torturadores. 
Entre la policía y los asesinos tan sólo hay una cortina de plástico traslúcida. Suficiente para identificar las figuras de un hombre y una mujer pero insuficiente para identificarles. Debra, tras ver los vídeos de doce mujeres torturadas y violadas no puede evitar empatizar con los asesinos ya que estos son, ni más ni menos, que la víctima número trece, la única que consiguió escapar y su ayudante y amante.  Los  dos juntos convertidos en los justicieros que han ido aniquilando uno a uno a los integrantes del grupo que había torturado, violado y matado a las doce mujeres anteriores. Por si fuera poca tensión saber si les descubren o no, se añade el hecho de que Dexter, protagonista, amante y ayudante de la víctima número trece es también el hermano de Debra. Impresionante secuencia en todos los sentidos: guión, puesta en escena, montaje e interpretación. 



Es cierto que a estas alturas de la serie (el próximo año llegará la sexta temporada) empieza a ser demasiado extraño que nadie cercano a Dexter le haya descubierto. No lo hizo Rita viviendo con él tanto tiempo; su hermana, siendo policía, tampoco. Quizá los guionistas sepan por qué lo han hecho así, por qué están esperando tanto tiempo a que Debra descubra que su hermano Dexter es un asesino en serie que mata por necesidad. Quizá tengan un plan, o quizá no hayan tenido valor para ir más allá, pero no dejamos de preguntarnos qué podría haber sido de Dexter en la próxima temporada si Debra le hubiera descubierto o si Lumen se hubiera quedado con él.


4 comentarios:

Jean Cité dijo...

Ya tuvieron una Lucy, ahora necesitaban a la Mina de este vampiro moderno.

Kin G. Haro dijo...

A pesar de que no tengo mucho tiempo hoy he decidido visitar algunos de los blogs con los que tengo el gusto de compartir cartel en la comunidad Sensacine.

Que gran serie... y como ha conseguido distanciarse de las novelas.

Diego Sánchez dijo...

Curiosa forma de verlo, Jean, no lo había pensado así.

La serie, pese al rechazo que para algunos sigue provocando, tiene una calidad fantástica.

Gerard Fossas dijo...

Personalmente el final de la quinta temporada me ha descolocado un poco porque no deja una situación abierta tan contundente como en anteriores ocasiones (lo de la cuarta fue espectacular, pero cierto es que la escena de Deb tras la cortina ha sido el mayor clímax imaginable.

Como detalle, decir que en los libros Deb descubre el "dark passenger" de su hermano en el segundo volumen. En la serie se lo han reservado, quizá ya en vistas de una sexta temporada en la que Queen sabe tres cuartos de verdad y Deb es un personaje maduro y preparado para la revelación.