jueves, 15 de diciembre de 2011

Kill List sigue dando de qué hablar por el mundo


Mira que habíamos visto clips en Londres, durante el Empire Presents Big Screen. Mira que el director lo había avisado: "es una película que arranca en un género y termina en otro". Pero, a pesar de todo, Kill List es un filme que descoloca, que sorprende. Kill List es fuerte, sin tapujos, con una dirección maestra durante los primeros dos tercios de la película. Pero, entonces, llega el último acto del filme. Y no es que el directo, Ben Whitley, empiece a hacer aguas en su trabajo, pues sigue siendo igual de efectivo. El "problema" (para algunos espectadores que compartieron visionado con Planta 13 en Sitges), es que la trama da un giro brutal.  Aunque intentan sembrar pistas de hacia donde se dirige la película, con algunas pistas confusas salpicando los dos primeros tercios del guión, ningún espectador esperaba encontrarse de forma tan radical el cambio de tercio que acontece en el tercer acto.

La dirección ahi no empeora, y la secuencia en el túnel es brutal en tensión, pero lo que supone el giro en la trama descoloca demasiado al espectador. Aunque el cambio de rumbo puede funcionar para algunos (más de uno se llevaba las manos a la boca de incredulidad, tensión o incluso miedo durante su proyección en Sitges), lo cierto es que la gran mayoría han salido defraudados por ese giro: "Me estaba encantado la película hasta que ha llegado a ese punto", se comentaba a la salida del Auditori. "Más de la mitad de la peli es fantástica, en serio, pero es que al llegar al final...", comentaban otros. Desde luego, la película sorprende y durante los dos primeros actos, mantiene la tensión de un thriller bestia; y con nota. Que el tercer acto y final de la película sea bueno, queda en manos del espectador, su capacidad para soportar finales duros y lo predispuesto que esté a que le cambien de género sin avisar. Podéis ir abriendo boca con el trailer que circula por internet.

2 comentarios:

serreina dijo...

El trailer, y lo que nos cuentas de ella, ya han generado la suficiente expectación por mi parte para verla.

Saludos

Diego Sánchez dijo...

Otra que vimos en Sitges. Hay gustos para todo, y con esta, la polemica esta servida.