martes, 18 de enero de 2011

"La escritura de un guión es una tortura interminable plagada de buenos momentos"

Paco Cabezas, con gafas y en el centro,  junto a parte del equipo


Este viernes se estrena en toda España Carne de Neón, escrita y dirigida por Paco Cabezas (Aparecidos, Sexykiller). En Octubre se presentó en el Festival de Sitges, donde comenzaron a aparecer las primeras críticas que la comparaban con el estilo de Tarantino. Lástima que otros compromisos me impidieran verla en su momento. Sin embargo, el pasado mes de Noviembre tuve la suerte de asistir a una charla que ofreció durante el taller de guión de thriller en Madrid. Pude hacerle una entrevista en exclusiva sobre la película, en la que abordamos temas que van desde el guión, a los actores, pasando por el complejo rodaje de una película con un estilo visual muy potente.

Planta 13: ¿A qué hace referencia el título del largometraje?
Paco Cabezas: Es la dualidad de la película. Por un lado la carne son los personajes, que en el fondo son muy blandos y tienen mucho corazón. El neón es todo lo que les rodea: el club, el dinero, la mafia... De alguna manera es, aunque suene un poco pedante-Orweliano, el hombre contra la maquina. Ricky es un chaval que tiene un sueño absurdo y va a dejar toda su humanidad en el camino con tal de cumplir el sueño de su madre, o el que él cree que es ese sueño y al final va a caer mucha gente para que se cumpla.

P13: Primero rodaste el corto y ahora llega el largometraje. ¿Por qué quisiste alargar la historia?
P.C: La película siempre estuvo ahí, yo no me veo en el formato corto, soy especialmente torpe en este formato. Creo que mi cabeza piensa siempre en largo y no lo puedo evitar así que el corto era más un trailer del largo que el largo un "alargamiento" del corto, con lo cual siempre lo sentí como algo natural, tenía que contar esa historia y darles vida a esos personajes.

P13: ¿Cambiaste algunos actores porque te encajaban mejor en el papel?

P.C: No, la verdad es que fue por necesidad, por problemas de fechas. Yo intento ser fiel a mis amigos primero porque son grandes actores así que cuando les di el papel del corto traté de darles también el del largo. Con algunos se pudo y con otros no, pero siempre hubo muy buen rollo entre Oscar Jaenada, Victoria, Mario y Ángela. Yo creo que todos, estén o no en la película, se sienten parte de Carne de Neón. O al menos yo lo siento así, porque ideas o propuestas que dieron Oscar y Victoria acabaron en el guión y les sirvieron luego a Mario y ángela,  con lo cual es un proceso muy rico y muy bonito.

P13: ¿Qué películas o directores son los que más te han influido?

P.C: Creo que el cine de los 70, Lumet, Penn, el primer Scorsese... Es un cine arriesgado, pegado a la calle, duro, directo, de personajes descarnados, desesperados y me gusta esa mezcla, esa desesperación entremetida con el humor. Aunque la gente hable de Tarantino o de Ritchie, la verdad es que es sólo a nivel estético, a un nivel más profundo me encuentro más conectado con este otro cine.

P13: ¿Para qué tipo de público diriges la película?

P.C: La dirijo para mí, creo que es un error pensar en un target como dicen los "yankis" o pensar en un determinado público porque entonces te sale un McDonalds, un producto sin alma. La única persona que realmente conozco (a duras penas) es a mí mismo, así que trato de hacer lo que me gusta, trato de escribir lo que me "pone". A veces funciona a un nivel muy primario, casi sexual, no sé quien dijo que hay que hacer las pelis con el corazón y con las pelotas y creo que Carne de Neón tiene mucho de eso.

P13: ¿Cómo describirías el proceso de escritura del guión?

P.C: Una tortura interminable plagada de grandes momentos. Es como todo en la vida, visto con distancia no te das cuenta o no te acuerdas de las veces que te has perdido o que te has dado cabezazos contra la pared de desesperación, pero ahora lo ves y dices "Joder, que bien funciona la relación entre este u otro personaje" y claro, es que has estado meses dándole vueltas a la cabeza y apuntando notas en un cuadernito hasta que todo encaja... A veces desearía tener un guión que me encantase entre manos y ponerme a rodar ya mismo. Pero me temo que escribir es un proceso que no puedo saltarme, lo adoro y lo odio al mismo tiempo.

P13: ¿Y el paso a la pantalla?

P.C: Para mi es el robo al banco, es la parte divertida. Sé que sin la preparación, que es lo realmente duro, al menos para mi, no lo pasaría tan bien rodando. De hecho también puede ser un infierno: si llueve cuando no tiene que llover o cuando el productor se pone a agarrarte de las pelotas día sí día también. Pero cada vez que estoy a punto de tener un ataque de ansiedad pienso: "La peli va a salir, lo rodaremos de una manera o de otra". Y al final sale. La verdad es que es duro pero divertido. Es como "Pintar un cuadro montado en una montaña rusa" es algo imprevisible pero fantástico.

P13: ¿Cuál fue el mayor reto del filme? ¿Lo más complicado de sacarla adelante?

P.C: La estética. Recrear un mundo de colores tan intensos, de persecuciones, de movimientos de cámara complejos... Supongo que en general recrear el guión de la manera más espectacular y visceral posible. Por suerte todos los actores estuvieron inspiradísimos desde el minuto uno, así que apenas tuve que darles unas cuantas directrices al principio y nos limitamos a jugar. No es que no les dirigiera, pero es que me lo pasaba tan bien siendo "el primer espectador" que no lo recuerdo como algo difícil. Sin embargo la dirección de arte del club, los movimientos de cámara con la grúa, los efectos digitales de la bala... Todos esos momentos fueron muy complejos y jodidos de rodar.

P13: ¿Qué opinas de esas cítricas que dicen que es una película de Tarantino pasada por el filtro español?


P.C: Me lo tomo muy bien, sí con eso quieren decir que me gusta el thriller estoy de acuerdo. ¿Que lo hago con humor negro? Pues también. Y sí además hemos hecho la peli con veinte veces menos dinero que el Señor Quentin y dicen que pinta de puta madre pues mejor que mejor. No he intentado copiar a nadie pero hacer una película bien terminada y que te lleve a "otro mundo" es todo un reto , muy, muy complicado y si te comparan de esa manera con maestros como Fincher o Tarantino algo habremos hecho bien.

2 comentarios:

Carlos Gallego dijo...

Mola la entrevista.

Diego Sánchez dijo...

Gracias! Tengo ganas ya de ver la película...