viernes, 14 de enero de 2011

Las reglas del cine de terror

Scream 4
Fue en 1996 cuando Wes Craven, quien ya revolucionó el cine de terror con Pesadilla en Elm Street, estrenó Scream. La película contaba los asesinatos en serie que se producen en la ficticia localidad californiana de Woodsboro. La película lanzó al estrellato a Neve Campbell, su protagonista, reinventando sin proponérselo el género de terror en general y el slasher en particular. ¿La clave del éxito? Quizá ese metalenguaje, ese continuo juego de guiños y referencias al género y la explicitación de unas reglas para sobrevivir en una película de terror.


La historia arranca con la famosa secuencia de Drew Barrimore. La actriz rechazó el papel protagonista y se quedó con los honores de ser la primera víctima de la saga. Este fue uno de los primeros aciertos. Al ser un rostro conocido ningún espectador vio venir la muerte de la actriz en la primera secuencia, en la cual ya se inicia el juego de referencias al cine de terror: "¿Cuál es tu película de terror favorita?", pregunta el asesino a través del teléfono. Una vez la secuencia termina, las bases de la película (y la saga) han quedado sentadas y las preguntas de quién lo ha hecho y por qué flotarán durante el resto del metraje.

Tras esta espectacular secuencia, ya historia del cine de terror, la película aborda la serie de asesinatos que se llevan a cabo y que parecen apuntar a Sydney Prescot (Neve Campbell) como objetivo último del asesino, cuya identidad se mantendrá en incógnita hasta el clímax, donde descubrimos finalmente que se trata de asesinatos por amor/odio y que todo tiene tintes de drama social con familia desestructurada como telón de fondo.

Pero lo que realmente funciona de Scream es la mezcla de parodia y homenaje sin olvidarse de asustar. El perfecto equilibrio entre la parodia al género, los sustos, las referencias y la tensión crecientes fueron la clave del éxito de una saga que poco a poco fue perdiendo fuelle. El personaje de Randy era utilizado por los guionistas como enlace directo con el espectador, explicando las reglas del género y dando trucos para sobrevivir en una película de este tipo. Si no fuera suficiente homenaje, los personajes realizan continuas referencias a películas clásicas como El silencio de los corderos o Halloween. Incluso los cameos son un continuo guiño al aficionado al terror. Desde Linda Blair (la niña de El Exorcista) hasta el propio director del filme, Wes Craven. ¿Alguno os habéis fijado en el bedel del instituto? Sí, el jersey que utiliza es un evidente homenaje a Freedy Kruger y es el propio Craven quien interpreta el papel.



La segunda entrega navega en aguas algo más turbulentas. La fórmula funciona a la perfección en el prólogo. La idea de que la primera muerte de Scream 2 se produzca durante la premier de la ficticia película STAB, basada en los asesinatos de la primera película es un enrevesado y divertido juego de metalenguaje. Son fantásticas las referencias a la calidad de las segundas partes de las sagas cinematográficas, así como el cambio de las reglas del terror para las "secuelas". El asesino continúa siendo tan patoso como en la primera pero esta vez la película parece tomarse más en serio que la primera. Y el efecto resulta ligeramente confuso para el espectador.

La tercera película viaja a Los Angeles, donde se está rodando otra entrega de la ficticia saga de terror Stab, y donde comienzan a sucederse los asesinatos. Con Scream 3 la saga toca fondo y apenas hay algunos momentos decentes. En primer lugar no podía exprimirse más la fórmula de los asesinatos en instituto. Los personajes han crecido y son ya adultos, hecho que rompe con lo habitual del slasher, cuyas reglas no parecen funcionar en personajes adultos (quizá porque uno puede creerse más que una joven de instituto es tan pava como para subir por las escaleras en lugar de salir de la casa en la que sabe que intentan matarla).

La cuarta llegará en abril para cambiar las reglas y actualizarlas para las nuevas generaciones.  Varias webs se hacen eco del lanzamiento en inglés del segundo trailer de la película, que podéis ver en Sensacine. Nuevos personajes se unirán al trío protagonista en esta cuarta parte. Muchos aficionados apuntan a que en esta entrega uno de los tres personajes principales sea el asesino, otros creen que serán parte de las víctimas. Lo que está claro es que en abril, fecha actual de estreno, los jóvenes volverán a gritar en las salas de los multicines con Scream 4, de cuyo éxito depende el devenir de una nueva trilogía.

Scream 4: Trailer 1 subtitulado al castellano

2 comentarios:

Carlos Gallego dijo...

A mi la saga de Scream no me termina de enganchar, peroestá claro que es una gran saga del cine de terror.

Diego Sánchez dijo...

No es la mejor saga del cine de terror, desde luego, pero es divertida y no está nada mal para pasar un rato entre sustos y risas, debatiendo con tus amigos si el asesino será éste o aquél.