lunes, 28 de noviembre de 2011

La década de los 70: diez años, diez películas (Parte III)


Llegamos ya a la recta final de la recopilación de películas de terror de los setenta que hemos ido haciendo las últimas semanas. A pesar de que hemos dejado muchas en el saco, esperamos que, como nosotros, hayáis disfrutado de este repaso a lo más imprescindible de una década llena de grandes obras maestras.

1976. Carrie
Basada en best-seller de terror del exitoso Stephen King, en el setenta y seis Carrie destacó con diferencia gracias a la magnífica dirección de Brian De Palma. La película ha sido aclamada a lo largo de los años como una de las adaptaciones más terroríficas de la literatura. De Palma se metió a la crítica en el bolsillo gracias a su característica narrativa que en este filme plasmó gracias a recursos como el “slow-motion” y la pantalla partida en pro de una línea in crescendo que engancha al espectador. La violencia extrema de una “inocente” y sobrenatural adolescente en busca de venganza pasará a los anales de la historia cinematográfica gracias a la escena final en el que imagen y música crean un espectáculo escalofriante. 



El setenta y siete no fue uno de los mejores años para el cine de terror, aunque de todos modos cuenta con buenos títulos como puede ser Encuentros en la tercera fase de Spielberg o La isla del doctor Moreau de Don Taylor. Aún así, nosotros nos quedamos con la que fue la primera película de David Lynch: Eraserhead o, lo que es lo mismo, Cabeza Borradora. Lynch tuvo que esperar seis años a llevar su proyecto a cabo ya que no encontraba financiación (seguramente por su trama tan poco convencional), pero la espera y el esfuerzo dieron sus frutos. La obra es un híbrido entre el cine experimental y el cine de terror gracias a su narrativa atípica que nos introduce en varias escenas oníricas, o mejor dicho pesadillas, que aceptan cualquier libre interpretación. El miedo y el horror aquí parten de lo ilógico y de lo que la mente de cada espectador quiera (o pueda) entender.



Hablamos de ella hace unas semanas y la rescatamos para incluirla en esta lista por varias razones que ya comentamos entonces. La primera de todas es porque se trata del primer “slasher” o cine de asesinos en serie con máscara. La segunda por la innovadora realización a manos de Carpenter en la que destaca el juego de planos subjetivos que nos coloca en primer plano en los atroces asesinatos. Y la tercera, por el mérito y genialidad de que, a pesar de ser una película de serie B y bajo presupuesto, fuera una de las películas que más recaudó en el setenta y ocho. Podéis leer más sobre ella aquí.



1979. Alien
No podíamos encontrar mejor cierre a una década tan prolífica como la de los setenta: Alien fue (y es) seguramente la obra sublime de Ridley Scott (junto con Blade Runner) y una de las mejores películas de terror de todos los tiempos considerada tanto por el público como por la crítica. Un filme que según muchos marcó un antes y un después en el género, donde el suspense es el pilar básico a pesar de encontrarnos con algún que otro susto en el momento oportuno para que el espectador siga a lo largo de dos horas enganchado al argumento. Jugando con la claustrofobia y el “temer y no ver”, o lo que es lo mismo “temer y no saber”, se crea una tensión que atrapa al público en la morbosidad del horror la cual no se sacia hasta llegar a la parte final del filme donde ya nos muestran al diabólico ser. Ridley Scott nos ofrece un espectáculo visual deslumbrante con una escenografía y una dirección fotográfica más que destacable. Pero no solo la ambientación es la responsable de tan magnífica obra maestra, un guión con un argumento original y un control del ritmo inigualable más una dirección de actores que convirtió a Ridley Scott en uno de los grandes hace que Alien sea un imprescindible para la historia del cine; y por supuesto, en esta lista. 

3 comentarios:

serreina dijo...

Menos mal que entro Alien. Genial recopilación¡¡¡

Natalia Vivancos dijo...

Me alegro de que te haya gustado Serreina. Y por supuesto... Alien no podía faltar.

Diego Sánchez dijo...

Estoy con NAtalia. En Planta 13 nos encanta Alien!