lunes, 16 de enero de 2012

Los 10 remakes de terror que sí (o no) deberías ver (Parte I)


El cine de terror es uno de los que más se ha alimentado a base de remakes (unos más acertados que otros). Puede parecer que sea una tendencia de los últimos tiempos, pero lo cierto es que ya a finales de los setenta esta clase de películas comenzaron a estar a la orden del día. Remakes como la ochentera The Blob (1988) o el Drácula (1992) de Coppola han dado siempre mucho de qué hablar, siendo a veces más vistas y reconocidas que su original. Pero no siempre es así; y es que esto de coger algo que ya existe e intentar darle una vuelta de tuerca u otra visión al asunto, ha provocado que en muchas ocasiones nos llevemos las manos a la cabeza y nos preguntemos “¿En qué estaban pensando?”.

Por eso os dejo con esta lista de remakes, no de los mejores ni de los peores; simplemente una recopilación de remakes que por una u otra razón deberíamos ver. Al fin y al cabo, para opinar (tanto bien como mal) primero hay que saber de qué se está hablando.

10. Psicosis (1960) y Psycho (1998)
Cuando me enteré de que existía un remake de Psicosis, me pareció una locura que a alguien se le hubiera pasado por la cabeza rehacer semejante obra maestra. En este caso la “ocurrencia” se la debemos a Gus Vant Sant, quien, por lo menos, decidió mantenerse totalmente fiel al conocido clásico. Aún así, no es que Psycho sea una mala película, su principal problema es que Hitchcock ya la hizo tal y como debía ser en su debido tiempo y hacer un remake de la misma parece no sólo algo arriesgado, sino algo totalmente innecesario. Seguramente, si alguien no ha visto nunca la Psicosis de Hitchcock, la película de Gus Vant Sant le parecerá hasta interesante. En cambio, si no es así, es mejor tomarse Psycho como un simple intento de homenaje.



9. Los crímenes en el museo de cera (1953) y La casa de cera (2005)
El hecho de que Paris Hilton coprotagonice la nueva versión de La casa de cera sólo ha servido para hacerle daño a una película a la cual se le podría sacar cierto jugo en algunas escenas. La crítica y el público se le echó encima, en muchas ocasiones, sin ni si quiera haberla visto; y es que en su momento se convirtió únicamente en “la película en la que puedes ver morir a Paris Hilton”. Pero lo cierto es que este remake de la protagonizada por Vincent Price en 1953 (que a su vez era una versión de The Mistery of the Wax Museum de 1933) tenía todos los ingredientes de lo que a un filme de terror “pop” se le podría pedir. Así que lo incluyo en esta lista para animaros a ver más allá de a la famosa millonaria intentando actuar y, sobretodo, para que retoméis la original del cincuenta y tres y podáis hacer vuestras propias comparaciones.



8. Toolbox Murders (1978) y Toolbox Murders (2004)
La historia de unos crímenes a manos de un desquiciado psicópata con su caja de herramientas es uno de los clásicos de los años setenta. Tobe Hooper (el cual parece haberle cogido cierto gusto a esto de hacer remakes) llevaba ya varios fracasos cinematográficos cuando decidió versionarla y, para sorpresa de muchos, la cosa no salió tan mal. Si es cierto que ya de por sí la original dista mucho de poderse considerar una obra maestra, en su momento gozó de cierta fama y Hooper, en mi opinión, consiguió mejorarla introduciendo al espectador en un ambiente escalofriante que juega con ese gore característico de los comienzos del director.

1 comentario:

serreina dijo...

Bueno, la verdad es que son innecesarios, pero se pueden ver.

Saludos