domingo, 6 de marzo de 2011

Dead Space 2: Distinto lugar, misma escoria.




Alberto Vicente aterriza en Planta 13. A partir de hoy y cada fin de semana, nos hablará de un juego de terror. ¿Preparados?


“Bienvenido a Sprawl, señor Clarke”. Esa voz áspera le llega desde algún lugar en la oscuridad del espacio que le envuelve. Sólo tras abrir los ojos, Isaac se asegura de que es una voz humana. Humana y real. La primera en demasiado tiempo. “Necesitamos que nos cuente que ocurrió exactamente a bordo del Ishimura”, le increpa la voz carraspeante. Puede que no recuerde como ha llegado a esta estación espacial, pero los hechos precedentes están grabados a fuego en su mente. Al fin y al cabo hacía sólo tres años que le habían enviado como parte de un equipo de rescate para averiguar el destino del USG Ishimura, una monstruosa nave minera que había dejado de dar señales de vida. Puede que no fuera un brillante científico, pero como ingeniero mecánico, si alguien se iba a manchar las manos era él. No tuvo tiempo, en cuestión de minutos todo se fue al carajo. De alguna manera sacó fuerzas para hacer frente a toda una tripulación transformada en retorcidos monstruos por culpa de aquella cosa alienígena, la Efigie. Sólo él fue lo suficientemente listo como para sobrevivir, y lo suficientemente idiota como para buscar la Efigie y conseguir destruirla, acabando con su influencia sobre los necromorfos. Si al menos hubiera podido salvar a su amor, Nicole… estaba ya muerta. Pero todo eso es cosa del pasado, y ahora se encuentra seguro en el ala hospitalaria de la metrópolis de Sprawl... ¿no? Y si es cierto, ¿por qué el doctor que le está interrogando empieza a transformarse en un desfigurado y familiar monstruo de pesadilla? Isaac huye de la sala atrapado en una camisa de fuerza mientras esquiva a los numerosos necromorfos que se encuentran en plena carnicería con los otros pacientes y el personal. Apenas ha escapado con vida por centímetros, y ya le están acosando terroríficas apariciones de Nicole culpándole de su muerte. La pesadilla comienza de nuevo. 

Así empieza Dead Space 2, la continuación del aclamado survival horror con el que EA sorprendió a propios y extraños del género hace dos años. La cuestión es, ¿qué no ofrece esta secuela? La respuesta, más de lo mismo. No nos entendáis mal; los momentos claustrofóbicos, la intensa sensación de peligro constante y los humanos mutados en criaturas lovecraftianas que nos cautivaron en el juego original siguen estando aquí. Sí, nos encontraremos con nuevos personajes, armas (la más original la jabalina, con la que podremos empalar a nuestros enemigos y luego rematarlos con una descarga eléctrica), trajes, monstruos (excepcionales los stalkers, acechando al jugador entre las sombras), escenarios... Pero ¿por qué se tiene la sensación de estar jugando a Dead Space 1 con algunas modificaciones? Quizá ese sea el problema de esta secuela, que sin ser un mal juego peca de demasiado continuista y no aporta nada al género más allá de lo que nos aportó el original. Tras un emocionante comienzo Dead Space 2 pierde fuelle gradualmente, llegando en algunos momentos a volverse aburrido debido en parte a un argumento poco sustancioso. Es sólo en los últimos compases donde recupera fuerza con un combate final bastante original, para luego terminar con un final abierto. La poco inspirada inclusión de multijugador tampoco debería dar demasiadas esperanzas a los fans, a no ser que hagan grandes cambios con los futuros dlc’s. Sólo el tiempo dirá que dirección toma la franquicia, pero si Electronic Arts quiere seguir haciendo caja será mejor que los chicos de Visceral Games mantengan la esencia pero den un giro “visceral” en otra dirección.

5 comentarios:

Kin G. Haro dijo...

El primero me ponia de los nervios... tanto que no consegui acabarlo... a ver si saco tiempo (no se por donde) y lo recupero

Alberto Vicente dijo...

El primer Dead Space fue una grata sorpresa, sobre todo al aparecer en un momento en el que los survival horror estaban de capa caída. A mi también me daban taquicardias cada dos por tres, pero te recomiendo que lo termines porque el final merece la pena.

Kin G. Haro dijo...

Me encantaria terminarmelo pero el tiempo.... ay el tiempo.... ya no se como hacer mas malabares con el.... entre el blog, la familia, el trabajo los videojuegos han quedado muy relegados en mi lista de prioridades

vic dijo...

pues casi del todo de acuerdo contigo, yo ya lo acabé y lo comenté en media+media...y hombre, cuando nos vemos en estas situaciones, yo para evaluar, intento no pensar en precuelas y en la poca originalidad. Lo cierto es que si aislamos al especimen y nos olvidamos de todo lo demás, es un grandísimo shooter...ahora, eso si, lo de que no puedas agacharte ni saltar, por exigencias del escenario...me parece increible, para mi lo peor.

Alberto Vicente dijo...

Es lo malo de juegos como Bioshock 2 o este Dead Space 2. Están lejos de ser malos, pero la losa de ser secuelas de ya de por sí juegos brillantes les lastra mucho. Y sí, lo de no poder saltar o agacharte puede exasperar de mala manera. Yo cuando me frustro me pondo a dar patadas al juego con Isaac. Relaja.